La primavera y lluvias auguran buena cosecha para el sector agrícola del país

Con la entrada de la primavera hace dos días, y las lluvias registradas en las últimas semanas sobre el territorio nacional, agrónomos y meteorólogos prevén que esta temporada será beneficiosa para el sector agropecuario.

Para el meteorólogo Julio Ordóñez, la primavera del 2022 será muy favorable para los agricultores del país, debido a que en las regiones del Norte, Noreste, y en la Cordillera Central estuvieron recibiendo precipitaciones y muchas de las presas se abastecieron y los sistemas de sembradíos recibieron una cantidad considerable de lluvia.

“Este año la sequía estacional no fue muy marcada gracias a algunos sistemas frontales que estuvieron generando lluvias significativas en enero y febrero que rompieron el ciclo de sequía estacional. Ahora lo que pasa es que al entrar en el proceso de la primavera habrá lluvias reducidas”, explicó Ordóñez.

No obstante, dijo que las escasas lluvias en los últimos seis días podrían continuar hasta las próximas dos semanas, pero habría que esperar a mayo, donde se rompe el patrón porque este mes se caracteriza por ser lluvioso, y se producen importantes precipitaciones.

Ordóñez destacó que la primavera inició el 21 de marzo y termina el 23 de junio, y aquí como es un país tropical no es tan marcada como en otras naciones que son fríos, pero hay un gran florecimiento de los árboles, y los productores le gusta esta estación del año porque florecen sus cultivos, y por las lluvias.

De su lado, el presidente Ejecutivo de la Junta Agroempresarial Dominicana, (JAD), Osmar Benítez dijo que es una bendición de Dios que llueva sobre el país, y está muy positivo porque en la medida que haya más precipitaciones mejores avances tendrá la agricultura nacional.

“Bajo un régimen de lluvia bien distribuido, eso representa un incremento en la productividad por área de prácticamente un 300 por ciento. Si tengo agua en un mismo terreno puedo cultivar tres veces la productividad, por ejemplo si puedo cultivar un quintal de habichuela en un área, y si tengo lluvia bien distribuida puedo cultivar tres quintales de habichuela en esa misma área, ósea aumenta la productividad por área”, explicó.

Benítez sostuvo que el agua es una garantía frente a las variaciones que tiene el país por el clima, ya que si es muy caliente y no hay precipitaciones, y eso limita o impide el desarrollo de las plantas.

“En un país como el nuestro que tiene más o menos cinco millones de tareas bajo riego, que es llevarle el agua suplementaria al cultivo al margen de la lluvia, debemos siempre estar agradecidos de que en la época de cosecha, si llueve el país se beneficia”, precisó Benítez.

Mientras, que el expresidente de la Asociación Nacional de Profesionales Agropecuarios (ANPA), Geovanny Arias dijo que es importante el agua en la producción agrícola, y entiende que por lo que ha llovido y las que se prevé que caiga será muy beneficioso.

Explicó que el República Dominicana tiene 34 presas que acumulan una buena cantidad de agua, y si se toman las debidas medidas de distribución, se garantiza el abastecimiento a gran parte de la cosecha.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.